domingo, 19 de abril de 2009

La casa de Dostoievsky

Muy buena novela de Jorge Edwards (merecedora además del Premio Iberoamericano de Narrativa Planeta-Casamérica 2008), íntima, generacional, enfocada en el particular mundo de los intelectuales, la bohemia, y la creación artística, regada con buenos vinos (y malos a veces).

"La casa de Dostoievsky" nos muestra la vida de un poeta (el Poeta, así, con mayúsculas, sin nombre, pero que no es un misterio que se trata de Enrique Lihn, gran poeta chileno, muerto hace más de 20 años, a quien tuve el honor de tener de profesor de Literatura, allá por el año 1983 o 1984, en la Escuela de Ingeniería), que recién se inicia en esas artes, que vive en una particular y antigua y destartalada casa, que deambula junto a sus amigos y escritores por cuanto bar y tugurio hay en el centro de Santiago a fines de los '60, tomándoselo todo y sin ni uno en los bolsillos, pero con una mirada distinta y nueva que le da a su poesía un especial estilo.

Las vicisitudes del Poeta, sus amores (tanto físicos como intelectuales), sus odios y envidias hacia otros poetas -especialmente de Nerón Neruda-, los vaivenes caprichosos de la vida, quedan muy bien reflejados por la maestría de Edwards, que le da al texto un aire muy especial, donde el lector queda atrapado sin poder salir.

Edwards fue un espectador privilegiado de muchas de las anéctodas en que participó el Poeta, sin duda compartió mesa y vino muchas veces con él y tantos otros citados en el texto, lo que enriquece aún más esta especie de biografía novelada de Linh. Es sorprendente cómo vive y sobrevive un intelectual, pasando de un país a otro, colaborando con revistas y publicaciones o trabajando en universidades, compartiendo su talento con todos.

Siguiendo con la novela, el Poeta se enamora de su Teresita, quien de una u otra manera lo acompaña hasta el último de sus días. El Poeta la sigue a París, donde viven su amor clandestinamente, hasta que éste viaja a la Cuba revolucionaria a recibir un premio, quedándose algunos años. Buenos momentos pasa en Cuba, hasta que la situación se pone complicada y no queda más que escapar -de eso sabe mucho Jorge Edwards- llegando al convulsionado Chile pre Golpe de Estado.

Todo el tratamiento histórico-político es igualmente importante y por cierto entretenido. El Poeta, recibido por su inefable Teresita y sus amigos de siempre, recala en un momento complejo coronado por la llegada del Dictador y la muerte del poeta oficial.

No puedo afirmar nada sobre la veracidad de historia de Lihn -y si éste estará riéndose o revolcándose en su tumba- pero sí puedo decir que es muy buena y entretenida y por lo tanto muy recomendable.

2 comentarios:

Gonzalo Araya dijo...

Muy interezante, a pesar de mi nulo interez por la poesia XD (Si a algo no se le puede aplicar el "Teorema de incompletitud de Gödel", no tiene sentido estudiarlo :P).
caso aparte son tus ramos de la U, como te dije prefiero 100 veces tomar un deportivo a un humanista XD.
ya waton, buen articulo, saludos.

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Perdón por la demora en responder en tu solicitud para ser incluido en el directorio de Blogs. Solo debes linkearnos como
BLOG DE UN GOZADOR
www.gozador.cl

Me avisas a marcel@gozador.cl y te linkeamos de vuelta.

Un abrazo