lunes, 7 de noviembre de 2005

Tierra del Fuego de Francisco Coloane

Después de un breve receso por motivos laborales, en que tuve que leer numeroso material técnico, vuelvo a recomendar una obra especial, que me ha permitido conocer y admirar a un gran escritor chileno, Premio Nacional de Literatura del año 1964. La obra de Francisco Coloane, nacido en Quemchi (Chiloé) en 1910 y fallecido en Santiago el año 2002, lo ubica como uno de los narradores más importantes de las letras nacionales. Los parajes del extremo sur de nuestro país, la soledad y hostilidad de esas tierras, marcan profundamente todo su extensa obra.
Muy reconocida es su trilogía de cuentos -que fue traducida a muchos idiomas- ambientados en los confines de nuestro continente: "Cabo de Hornos" (1941), "Golfo de Penas" (1945) y "Tierra del Fuego", la que estoy leyendo en estos momentos.
Llegué a este libro de cuentos de una manera muy especial: le pedí a mi hijo menor, Diego (quien escribe cuentos en su blog El Cuenta Cuentos), que me eligiera un libro antiguo de la biblioteca y me pasó este por que le llamó la atención su título. Es una edición del año 1965 de la Editorial Zig-Zag, con el tipo de papel que se usaba en aquel tiempo, ya amarilloso por el paso de los años. Corresponde a la 4ª edición de estos cuentos, publicados en el año 1956, haciéndose acreedor del premio anual de literatura de la Sociedad de Escritores de Chile de ese mismo año.
El primer cuento es el que le da el nombre al libro. Tierra del fuego nos mete de lleno en una realidad hostil, en que tres hombres huyen luego del frustado levantamiento contra el amo de la región, que explota cruelmente a hombres venidos de todos los rincones de la tierra en busca del preciado oro.
Existe en este cuento un trasfondo, una especie de denuncia, sobre la enorme tragedia histórica y social del exterminio de los onas o selk' nam, habitantes originales de la gran isla austral. Los aniquilaron salvaje y metódicamente, y uno de los protagonistas recuerda avergonzado como él fue partícipe de estas verdaderas cacerías humanas. Curiosamente había hablado algo del tema en mi blog Campana de Gauss, sobre la muerte de la penúltima Yagán, otro de los pueblos originarios de esa zona exterminados sin misericordia.
Un volumen de cuentos entrañable, las imágenes aparecen vívidas en nuestra mente a medida que avanzamos en los relatos. La soledad de esos paisajes unida a la soledad de los hombres que se aventuran en esas tierras hacen de estos cuentos una lectura muy grata, placentera. Recomendable de todas maneras.
Para finalizar, algunos otros títulos de este autor son los siguientes: "El Ultimo Grumete de la Baquedano" (1941); "La Tierra de Fuego se apaga" (1956); "Rastro del Guanaco Blanco" (1980) y "Crónica de India" (1983).

2 comentarios:

La Libélula dijo...

Importante refrescar la buena literatura de nuestros autores.

Un beso

Yvette
La Libélula

Elisa de Cremona dijo...

es verdad, de acuerdo con la libélula. A Coloane siempre es bueno recordarlo.
(Lástima las películas que hicieron, pero en fin... se difunde, verdad? o no?
UN BESOOOOOOOOOOO

pd. estoy un poco perdida porque tengo el internet en coma profundo...