jueves, 27 de octubre de 2005

Un experimento literario

¿Qué hago? acompaño a la Monse a Viña como me pidió o no la pesco y dejo que se vaya sola. ¿Por qué siempre me meto en estos líos?, ¡nunca puedo decir que no!, esto de ser tan fácil un día me va a pasar factura y me van a pillar chanchito, y la Gorda si que me va a matar, pero bueno....soy débil, mejor la llamo altiro y le hecho la culpa a la pega, total, no será la primera ni la última.
Aló, mi amor, ¿cómo está? ¿Cómo se ha portado mi Gordita rica? No, si no me pasa nada, bueno, la verdad es que el jefe me pidió que lo acompañara a la comida con esos mexicanos pernos que te conté el otro día y tuve que decirle que sí. Sí, ya sé que te dije que estaría temprano, pero surgió esto y no puedo dejar de ir, sabes que es un asunto importante para mí. Pero no te enojes tanto, te recompensaré para que me perdones; te parece que salgamos a comer el viernes, ¿ya? Qué bueno mi chanchita. Si, si, yo también te amo, estaré en la casa como a las diez y media u once, ya chao.
Hola preciosa, cómo está mi chiquitita linda. Ya, estamos listos. ¿Pero Qué?, va a ir también tu hermana, si no estoy gritando...y no que íbamos a parar en el camino un rato antes de llegar, siempre lo mismo, bueno ya, no importa, subamos rápido, ojalá que no tengamos problemas con el auto y además tenemos que ponerle bencina, ida y vuelta a Viña deben ser como 15 litros así que me tienes que dar como diez lucas para pagar también el peaje; no, si no soy patúo... pídele que coopere algo tu hermanita también y acuérdate (¡¡esto la va a emputecer!!) que me tengo que apurar, dije que estaría de vuelta en la casa cerca de las doce.
¿Y qué han hecho de bueno últimamente? ¡Nada! qué lata; dos niñas tan estupendas. Y tú Cony, sigues pololeando con ese futbolista malo del..... ¡Pero que estás haciendo!, tu hermana está atrás.... ¿del Colo es cierto? Ya no, que fome, total era bien malo. Linda, no sigas por favor, se va a dar cuenta y recuerda que además tengo que ir pendiente del camino, que se ve bien poco, como que hay bruma costera o quizás un poco de neblina, bueno ya, sigue así nomás, que rico.... pero con cuidado, no me vayas a manchar que ahí si que me matan.
Ah, que rico viaje, cierto Cony, ¿Cony?, parece que se durmió. Ya llegamos a Viña, ¿linda, sabes por dónde es?, ¿eso queda cerca de Quilpué casi, no?, ah, si lo conozco, ya sé por donde irme, tomo Gómez Carreño al fondo y ya casi llegamos, aquí es. ¿Pero te vas así nomás?, con un mísero beso.....sí lo del auto estuvo rico, pero pensé.......bueno ya, no importa, se me está haciendo tarde. Me dejas pasar al baño.
No, de nada, cuando quieras.
Pero para la próxima sin la Cony para que paremos en un Motel por el camino. Te amo. Chao preciosa, llámame cuando llegues a Santiago, no sé que voy a hacer sin verte estos cuatro días.
Pucha que lata, tanta neblina y no me puedo apurar. Al final no conseguí mucho con el famoso viajecito. Ya casi son las once y tengo que ir a treinta por hora por esta maldita neblina. Mejor me voy a pegar a un bus. Pasan rajao estos buses y casi vuelan mi autito, aunque sea peligroso me pego al próximo. Ahora si está mejor la cosa, no me queda tanto.......pero que chuch......

Nota:
destacado en negrita está el cuento original, del post anterior. ¿O este será el original?

1 comentario:

carmen gloria dijo...

PELIGRO!!!! Debes aprender a decir que nooooooooo y nooo y nooo y punto jajajaja!!!
Genial el experimento literario, te felicito.
Una pregunta ¿¿¿¿Crees qué si el tipo de la historia al llamar a su señora esta le hubiera comprendido con dulzura y cariño igual hubiera partido a Viña???? Jijijiji
Besos y, feliz fin de semana, el mío está de locos jajajaja!!