jueves, 12 de abril de 2007

Aniversarios varios

Que el tiempo pasa volando, qué duda cabe. Quiero aprovechar este espacio -mientras termino una novela de Lafourcade- para felicitar a mi precioso hijito por completar ya dos años escribiendo sus mágicos cuentos. Diego, mi pollito, autor, creador y genio creativo de la bitácora "El Cuenta Cuentos" cumple exactamente hoy, 12 de abril, dos años, en los cuales nos ha regalado más de 100 cuentos y muchísimas sonrisas.
Inspirado en su madre, la etérea y cultural Libélula -que cumplió también dos años el pasado mes de marzo- Diego nos regala toda la fantasía y magia de un pequeño niño que hoy se empina por los 10 años.
Asimismo, conviene precisar que mi entrada a la blogósfera también se debió a La Libélula, y que mi primer blog (Consultoría Tributaria) cumplió ya dos años, en los primeros días de abril, tocando temas de orden tributario, con la intención de hacerlos más asequibles para todos.
Y este blog pronto cumplirá dos años, en los primeros días de junio, siguiendo la huella trazada por Yvette y Diego.
Felicidades nuevamente mi pollito lindo y sigue por muchos años más llenándonos con tu inagotable imaginación.

4 comentarios:

La Libélula dijo...

Que lindo!!!!!!!! yo estoy feliz de ver que este pollito siguò en el tiempo, que el blog fue algo más que un pasatiempos transformandose en un espacio con mucha vida y con muchos seguidores también.

Gracias por tus palabras y cuando cumplas dos años en este tan interesante y completo blog, obvio que estaré aquí para saludarte.

Un beso grande

Yve

Nadia dijo...

demuestra cosntancia Diego, quién sabe si llega a ser escritor famoso... bueno, en cierta manera ya lo es!!
saludos, y felcitaciones por el blog y por tu especial hijo.

Elisa de Cremona dijo...

felicitaciones, por Diego, por su afán y su cumpleaños... y a ti por tanto orgullo.
Qué bonito.
un beso

Anónimo dijo...

Felicitaciones a Diego y en especial a tí Gonzalo, por tu
constancia y esfuerzo. Sigue con tu apoyo a tu hijo ya que se nota que los genes los lleva clarito de su abuelo.

Cocho.