sábado, 20 de agosto de 2005

Mi mundo feliz

Ayer, estando con mi hijo mayor en su casa, le pedí el libro "Un Mundo Feliz" de Aldous Huxley, para seguir con mis lecturas sobre utopías y visiones fantásticas de nuestro mundo, pero no lo encontramos, viendo por lo tanto postergado mi deseo de comenzar ese libro sobre una sociedad muy especial del siglo XXVI.
Pero al volver a casa me puse a pensar en la felicidad, en cuanto a concepto y como la enfrento y vivo día a día, motivado además por las lecturas referente al tema que se han multiplicado recientemente en las bitácoras chilenas. Y lo que he encontrado me ha dejado un tanto apesadumbrado.
En primer lugar, estimo que este concepto se relaciona íntimamente con el "ser" (a veces muy alejado del tener) en cuanto a que se es feliz en la medida que nos reconocemos como seres vivos, únicos, formando parte de "algo" que nos protege y nos da sentido a nuestra existencia. Este "algo" puede ser la familia, los amigos, el trabajo, el país, el mundo, cualquier cosa que nos de un sentido de pertenencia y así reconocernos felices de estar ahí. No creo explicarlo bien, pero en mi caso ser feliz lo relacionado con estar con mis hijos, con compartir con ellos y verme reflejados en ellos, con estar con mi familia, con mis padres, con mis amigos, en fin, todos ellos le dan sentido a este concepto abstracto de felicidad.
No creo que la felicidad haya que perseguirla, pues creo que de esta manera nunca se alcanzará pues se asumirá siempre que falta algo aún para tenerla, sin percibir que ésta siempre estará con nosotros en cuanto la dejemos entrar a nuestro corazón (suena cursi, pero así es). A mí me da enorme felicidad ver la sonrisa de mis hijos, jugar con ellos y escucharlos en sus aventuras diarias. Cuando no los veo, los reconozco en otros ojos. Me pasa a menudo que con sólo ver a un niño reir o jugar, mi día cambia por completo y una sonrisa se instala en mi cara.
Aunque estas reflexiones, tan inconexas, no vengan a cuento, las motiva el libro que espero leer la próxima semana. Por cierto, leer me hace feliz.

5 comentarios:

noemi dijo...

Estoy leyendo un libro ahora mismo, que tiene un título que pudiera sonar cursi a primera vista, pero es excelente:
La psicología del optimismo
Susan Vaughan
Ed. Paidos

Dannitas dijo...

Hola,
me he dado cuenta de que quien busca la felicidad rara vez la encuentra, y quien no la busca le llega sola. Suena ilógico pero así es.
Bueno que estes bien.
y disfruta mucho de tus hijos, y así que ellos disfruten de ti. No hay nada más lindo para uno como hija, tener a los papás presentes.
Besos

Elisa de Cremona dijo...

yo siempre he pensado que la felicidad no existe, que sólo existen estados de alegría... porque cómo reconocer un momento feliz en el instante que está pasando?Imposible, siempre lo reconocemos después, la felicidad no puede nombrarse al momento, de ahí la idea de los estados de alegría, pero sin embargo el discurso se me desmonta.. (como varios por este tiempo) cuando le tomé la manito y me di cuenta que eso era la felicidad... extemporáneo, inespacial...

La Libélula dijo...

Cuando leí el libro de Huxley me quedé con la sensación de que justamente la falta de un amor comprometido era lo que mantenía esa sociedad "perfecta" en equilibrio porque las responsabilidades se daban para las cosas prácticas, producir, trabajar y el resto, la diversión y el placer, sólo se obtenían a través de una droga llamada soma (hoy en día existen muchos somas) y la relación sin compromiso entre hombres y mujeres...no te cuento más para que lo leas.
En todo caso la felicidad pienso que la felicidad son sólo momentos especiales que uno atesora en el corazón y como dice Elisa de Cremona, sólo se aprecian cuando ya pasaron...glup, en fin, la felicidad es efímera, ¿por qué será?

Yvette

Anónimo dijo...

Para mí la felicidad son instantes, momentos que vienen y van, perseguirla sería agotador es mejor recibirla con la mejor sonrisa y, lo de los hijos es muy cierto es increíble la felicidad que brindan. A mi más que leer, la playa me hace feliz... mirar el mar... jaja!!
PD: Yo en cambio definitivamente vivo la felicidad en el momento exacto en que ocurre y, luego claro la atesoro como un lindo recuerdo en mi enorme baúl. Jaja!!
Besitos.
.:C.G:.