domingo, 1 de enero de 2006

El huerto de mi amada

Antes de nada quisiera desearles a todos un muy feliz año nuevo, pródigo en salud y trabajo, y que éste se convierta en el año en que se hagan realidad sus más caros anhelos. Felicidades.

El "huerto de mi amada" es una delirante novela de Alfredo Bryce Echenique, autor peruano del que ya he comentado en esta bitácora y que me agrada mucho. Tiene un lenguaje y un estilo tan particular y a la vez con tanto humor que no pocas veces me arrancó carcajadas. La lectura de esta novela me recordó Permiso para vivir, sus antimemorias, en las que recuerda toda su creación literaria y por supuesto la novela que estoy comentando.
Carlitos Alegria es el entrañable protagonista de esta novela, un joven peruano de clase alta, muy devoto, muy bueno y confiado, y con una característica que lo hace ser muy especial: muy despistado, muy, pero muy distraído, no se entera de nada de lo que pasa a su alrededor, confunde los nombres, se tropieza con todo, en fin, vive como en otro mundo, siempre feliz y despreocupado, con el único fin de ser dermatólogo como su padre y abuelo, eminencias en la materia.
Pero sucede que en una de las tantas fiestas que hacen en su casa, embrujado por la canción Siboney que la hace repetir muchas veces, se enamora locamente de Natalia Larrea, una mujer 16 años mayor que él, muy rica y deseada por los principales prohombres de la alta sociedad peruana, divorciada, además, y descendiente de virreyes y presidentes peruanos, quien le corresponde locamente también su amor, creando un gran escándalo en la fiesta, con peleas incluidas, que los obliga a huir y refugiar su amor en un pequeño oasis de Natalia, a las afuera de Lima, al que Carlitos -a la sazón con diecisiete años- llamó "el huerto de mi amada".
Estalla gran escándalo en toda Lima, los padres de Carlitos están en contra de ese amor, pero los dos amantes siguen juntos contra viento y marea, viviendo mil alocadas y sabrosas aventuras, con Carlitos tratando de hacer una vida normal -yendo a estudiar donde unos mellizos de antología, los arribistas hermanos Cespedes Salinas, huérfanos de padre, que se acercaron a Carlitos sabiéndolo volado para estudiar y asegurar su ingreso a medicina y además conocer a las hermanas menores de éste, con evidentes intenciones que sólo Carlitos no veía- y Natalia preocupada de los detalles para que su hombre-niño no se preocupe de nada.
Una espléndida novela; muy entretenida es la forma en que el autor refleja el alocado pensamiento, y distraído al máximo, del protagonista, en que se convinan nombres, frases, hechos, en un texto muy divertido y ameno. La recomiendo para las vacaciones que se avecinan, no se arrepentirán de leerla.

6 comentarios:

Elisa de Cremona dijo...

qué buen comentario. Siempre tan buenas presentaciones.
Bryce tiene esa manera tan ideal de manejar las historias y de utilizar el lenguaje. A mí me encanta.
Un beso y a ver si nos vemos pronto, estaré en stgo. el mièrcoles.

carmen gloria dijo...

Definitivamente debo leerla (jaja)
Un besito y feliz semana.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

a considerar su lectura en este verano

api dijo...

Quedé un poco desilusionada con el final. Si puedes explicarme algún sentido que apoye aquel vuelco, te estaría muy agradecida, porque realmente quedé un poco decepcionada... hasta triste, diría.
Saludos!

Anónimo dijo...

realmente muy buena en todo momento te matiene expectante aunque su final es lo mas inesperado..saludos!

wilber marca gamarra dijo...

me atrevo a felicitar a un gran autor como es Bryce Echenique, una hermosa novela que hace del lector un personaje mas en la novela, muy cautivante y algo hilarante, el final es de lo mas inesperado mas no imposible ya que era una de tantas posibilidades que se podían dar.