lunes, 4 de julio de 2005

Permiso para vivir

Este fin de semana recién pasado tuve un muy lindo encuentro con compañeros de colegio, algunos de los cuales no nos veíamos desde hace ¡23 años! Muchas historias afloraron, recuerdos entrañables, amores secretos no correspondidos, en fin, todo lo que puede pasar en esa hermosa época del liceo, en que la amistad se forja a fuego y perdura por siempre.
La memoria tiene caminos tan diversos para expresarse: algunos recordaban ciertas situaciones especiales, otros anécdotas increíbles, a veces encontrábamos más de una versión para una misma situación, pero todo queda registrado en algún rinconcito de la memoria y son necesarias instancias como esta para sacarlas a la luz.
Este preámbulo un tanto personal es para hablarles del libro cuyo hermoso título lleva este post. Esta espléndida obra es del escritor peruano Alfredo Bryce Echenique, nacido en el año 1939, y con largas residencias en el viejo mundo. "Permiso para vivir" (editorial Planeta, 2004, 532 págs.) es una suerte de Memorias o como dice este autor de "antimemorias", escritas en la plenitud de sus facultades para que los hechos guarden una mayor correlación con la realidad y se tenga la oportunidad de contrastar las versiones con los protagonistas.
Es muy entretenida, fascinante a ratos; los recuerdos y evocaciones de este autor fluyen de diversos ángulos y locaciones conformando un muy cálido y cercano retrato del mismo. Aunque aun no lo termino, quise compartirlo con Uds. pues -con ocasión de la reunión citada al comienzo- se vinieron a mi mente innumerables recuerdos de mi vida, que esta bella obra me ha llevado a recordar. La recomiendo especialmente, muy cálida, con el humor característico de Bryce Exhenique, da mucho gusto leerla.
De este autor también he leído la novela "Tantas veces Pedro" y "Guía triste de París", recopilación de relatos de su estancia en la ciudad luz. En la primera el protagonista, Pedro, confunde amores reales con alguno inventado -es un escritor frustrado- que vive tratando de escapar de la realidad. Recomendable.

3 comentarios:

diminui dijo...

gracias por el comentario en las efimerías.
y por el link.

Anónimo dijo...

Parece una novela entretenida, pero sin duda que tu reunión de curso debió ser genial, 23 años es mucho tiempo, pero cuando el cariño ha sido grande no se sienten los años.
Besitos
::Skippy::

La Libélula dijo...

Buenos recuerdos, buena conversación y las vueltas de la vida que dan giros increíbles en eso que llamamos destino...

Cariños

Yvette