miércoles, 27 de julio de 2005

Todo lo que hay que leer

Esta es una verdadera joyita que recién descubrí, dateado por uno de mis hermanos. Es un libro de libros, y de que libros, en el cual la autora -la alemana Christiane Zschirnt- explica con indiscutible claridad, razones, puntos de vista, ángulos de pasmosa luminosidad por los cuales son importantes las obras de la literatura universal occidental que ella eligió. Las descripciones del mundo, el amor, la política, el sexo, la economía, las mujeres, la civilización, la psiquis, así como también los autores cuyas obras han ido levantando la arquitectura cultural de la humanidad, desde Shakespeare, hasta lo que ella llama autores modernos (Virginia Woolf, T. S. Eliot, Thomas Mann, Franz Kafka, Samuel Beckett y otros) o clásicos triviales (como Arthur Conan Doyle, Bram Stoker y Margaret Mitchell, entre otros); libros de culto (donde incluye El lobo estepario, de Hermann Hesse, Las desventuras del joven Werther, de Goethe y El guardián entre el centeno, de Sallinger, entre otros títulos). En total, son más de 100 títulos, desde La Biblia, pasando por La Odisea de Homero, El Quijote de Cervantes, Fausto de Goethe y hasta Harry Potter de la J. K. Rowling en que la autora nos narra algo del contexto de la obra, aterrizándola muchas veces y quitándole ese academicismo que le quita atractivo a ojos de algunos lectores
Este acercamiento arroja luz sobre qué leer para contar con una cultura general y brinda al lector anécdotas y matices que dan brillo y color a esta experiencia única e irrepetible que es leer.
Lo empecé a leer hace poco y debo confesar que me ha despertado la curiosidad por leer muchas de las obras que comenta. También he de reconocer que de todas las que aparecen en este libro, he leído cerca del 10%. Como dice la contratapa, la idea no es crear un canon, sino que este texto se convierta en una brújula para navegar por el mundo de los libros.
Sólo un ejemplo, que me impresionó mucho, de cómo introduce cada obra y nos demuestra la importancia que ha tenido en nuestra cultura. Cuando analiza La Odisea, que data del año 700 a.C., nos refiere que es el primer poema, junto a La Ilíada, en ser escrito en Europa. Es decir, con Homero comienza la literatura en occidente. Incluso, relata que se ha llegado a decir que la escritura se creó expresamente para las epopeyas homéricas, lo que es una exageración, pero demuestra la importancia de su obra para toda la cultura europea. De esta obra, el mundo occidental ha ocupado por siempre expresiones metafóricas sobre el viaje y el mar, expresiones tales como "somos presa de las olas del destino", "arrojamos planes por la borda", "arribamos a puerto seguro" o "la vida es una odisea" tienen su origen en estas aventuras de Ulises y nos demuestran el grado sumo en que han penetrado en nuestra sociedad.

4 comentarios:

Shidi ! dijo...

Wow! lo lees en español?
A ver si cuando termine mi tesis, le echo una ojeada,
salu2

Shidi !

CAíN dijo...

Para los que quieren aventurarse en las letras nacionales me permito señalar algunos autores y libros: Carlos Droguett con su novela El Compadre; Manuel Rojas con Hijo de Ladrón; Eduardo Barrios con El Hermano Asno; Carlos Morand con Otumba; Jorge Gúzman con Job-Boj; Oscar Bustamante con Explicación de Todos Mis Tropiezos y por último Diamela Eltit con Los Vigilantes.

¡Buena Suerte!

Cheshire dijo...

Interesante parece el libro... vere si lo consigo por ahí para darle una leida

Chau

Anónimo dijo...

No se si reír o llorar...


Es realmente triste que te gustara este libro.

El libro es un bodrio de lado a lado y parece más una compilación de ensayos de análisis literario de estudiantes de preparatoria: la selección es floja, predecible y no incluye ninguna sorpresa; los ensayos están salpicados de aforismos y opiniones vulgares y carentes de gusto como que "el Quijote es una jocosa obra con reminiscencias de las películas de 'El Gordo y el Flaco'" o "el Cielo es la parte más aburrida de la Divina Comedia" y otros por el estilo.

En pocas palabras, este libro es un compendio de pésimas reseñas de obras que todos debimos haber conocido en la escuela y más que "democratizar" la lectura me parece un intento barato para darle temas de conversación a las personas flojas e incultas. Es el equivalente en papel de 'para que lo leo si puedo ver la película'. En pocas palabras, este libro es una afrenta a la ecología ya que no vale los árboles que se talaron para imprimirlo. Es una afrenta desde el punto de vista que se quiera ver excepto, tal vez, que aparentemente cualquiera puede publicar un (mal) libro.