sábado, 16 de julio de 2005

Un viejo que leía novelas de amor

Esta es una de las mejores novelas de Luis Sepúlveda y con seguridad su obra más conocida, tanto es así, que quizá la veamos pronto en el pantalla grande, pues sus derechos fueron adquiridos hace bastante tiempo por el famoso cineasta galo Jean-Jacques Annaud, director de, entre otras cintas de éxito, "El nombre de la rosa" y "El amante".
Esta novela cuenta las aventuras de Antonio José Bolívar Proaño, un viejo solitario que vive en un pueblo perdido del amazonas, El Idilio, en donde pasa sus días contemplando con horror la destrucción por parte del hombre blanco de su entorno tan querido, días que los llena con la lectura de novelas de amor (de ese bien sufrido, tipo Corín Tellado) que le lleva cada seis meses un dentista amigo.
Es muy buena, ágil, rica en descripciones de la selva, la que quizá se vaya extinguiendo de a poco y para siempre, como nos hace ver el autor. Incluso está novela está dedicada a Chico Mendes, un activista del Movimiento Ecológico Universal asesinado por defender sus ideales y el Amazonas. Me gustaría transcribir un párrafo muy lindo, que resume muy bien al personaje y a la novela toda: "Antonio José Bolívar Proaño se quitó la dentadura postiza, la guardó envuelta en el pañuelo y, sin dejar de maldecir al gringo inaugurador de la tragedia, al alcalde, a los buscadores de oro, a todos los que emputecían la virginidad de su ama­zonia, cortó de un machetazo una gruesa rama, y apoyado en ella se echó a andar en pos de El Idi­lio, de su choza, y de sus novelas que hablaban del amor con palabras tan hermosas que a veces le hacían olvidar la barbarie humana".
Para quienes la quieran leer y no tengan a mano el libro, aquí hay un enlace con la novela completa. No me pregunten por los derechos de autor, sólo encontré este libro gratis y se los transmito a todos. Cosas de Internet.
Otras novelas que he leído de este autor son "Patagonia express", "Mundo del fin del mundo" y "Nombre de torero", todas las cuales dan cuenta de las andanzas de este autor chileno tan patiperro, nacido en la nortina ciudad de Ovalle, en la medianía del siglo pasado. Son entretenidas y dejan un buen sabor. Recomendables todos.

3 comentarios:

La Libélula dijo...

De Sepúlveda he leído algunas cosas, entre esas Un viejo que leía novelas de amor, Mundo del fin del mundo, pero la que lejos más me ha gustado es Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar...maravillosa!!!!, conmovedora y muy humana, aunque sus protagonistas no lo sean.

Gran libro!!! recomendable.

Un beso

Yvette

Angelita dijo...

Recuerdo haber leido esta novela durante el verano, pero no me dejó la misma sensación que a ti (según lo que se desprende del post)

Cuestión de gustos..

Saludos,

Gonzalo Araya I. dijo...

Angelita, y qué sensación te dejó. A mi me produjo varios efectos y afectos. La soledad del protagonista, el entorno, la codicia de algunos, todos temas que me dejaron pensativo. En todo caso me gustó.

Gonzalo